Adoptar

Adopta un perro

En  el apartado  «NUESTROS PERROS» encontrarás  la  galería  de nuestros animales que están en adopción.

Cómo adoptar

¿Estás pensando en adoptar a un amigo peludo para hacerle feliz el resto de su vida? Antes de adoptar un perro, hemos de pensar bien si de verdad vamos a poder responsabilizarnos de él ya que tienen unas necesidades básicas, como por ejemplo, paseos, cuidados veterinarios y darles mucho cariño.

Algunos de los perros que tenemos en adopción han sufrido un trágico pasado, como el maltrato o el abandono, y ahora lo que necesitan es sentirse queridos en un nuevo hogar.

Cuando damos un perro en adopción, se entrega con chip y vacunas, desparasitaciones, y en el caso de hembras, también esterilizadas. En caso de cachorro hembra, se programa la fecha de la esterilización para cuando sea adulta.

El importe de la tasa de adopción puede variar dependiendo si el perro es cachorro, hembra o macho, por lo que el importe se te confirmará en el CAU. Gracias a la tasa de adopción, podemos seguir salvando vidas.

No enviamos perros por transporte, por lo que la única manera de adoptar es subiendo al CAU personalmente, para que podamos conocerte.

Como protectora, debemos velar por los perros que damos en adopción, por lo que si tenemos sospechas de que no se está cumpliendo el contrato de adopción, y lo comprobamos, tenemos autorización para recuperar al perro.

Deberás informar a la protectora de cualquier cambio que afecte o pueda afectar de alguna manera al perro, como cambio de domicilio, cambio de número de teléfono o cambio de propietario.

También esperamos que nos podáis enviar fotos de los perros adoptados al correo electrónico : protectoraelcau@gmail.com, ya que después de haberlos cuidado durante tiempo, nos hace muy felices tener noticias de ellos, y agradeceríamos que en el mismo correo nos confirmarais si autorizáis a publicar dichas fotos en nuestras redes sociales para fomentar la adopción de otros perros.

TENENCIA RESPONSABLE DE MASCOTAS:

– Ofrecerle un lugar seguro donde vivir. Protegerlo del frío y del calor.
– Nunca debe faltarle ni agua, ni alimento.
– Vacunarlo y esterilizarlo cuando corresponda. Consulta siempre a un veterinario.
– Sacarlo a pasear, al menos, tres veces al día si vives en un piso.
– Educarlo, no castigarlo.
– Si elegiste un cachorro, debes ser paciente, recuerda que son bebés, por lo tanto harán travesuras y serán inquietos. Es tu responsabilidad darle el tiempo necesario para adaptarse al nuevo ambiente y a las reglas del hogar.
– Si elegiste que ha sufrido maltrato, es muy importante ofrecerle la oportunidad de demostrarle que no todos los humanos son iguales y darle tiempo para aprender a dar y recibir amor.
– Lo más importante de todo, los animales no son juguetes ni cosas que puedes desechar cuando ya «no sirven». Son un miembro más de la familia y a la familia no se la abandona NUNCA.
Ámalo.